"Una mirada distinta de la realidad,
ni mejor ni peor,
solo distinta"

El Sitio de Escobar - Prov. de Bs. As. - Argentina


Desde el 12-04-1998
en la red
Menú rápido | ir abajo

Sociedad | Opinión |


Crímenes que conmocionan pero no cambian nada

La inacción ante la corrupción y el abuso de poder perpetúan una tragedia cíclica en nuestra sociedad

 

Los crímenes que sacuden a la sociedad no logran cambiar la realidad de un país atrapado por la corrupción y el poder. Somos testigos de injusticias que nos indignan, pero nuestra voz parece apagarse antes de alcanzar un cambio verdadero. El caso Loan es el más reciente recordatorio de cómo el sistema nos falla, una vez más, y de la urgente necesidad de una transformación que realmente defienda a los ciudadanos.

7 de julio de 2024

Fuente del contenido | @escobarsite


Nuestra historia está llena de tragedias que estremecen y movilizan, pero ¿realmente alteran el curso de la nación o solo agitan momentáneamente nuestras conciencias? Desde oscuros episodios de represión y desapariciones hasta casos recientes como el de Loan Danilo Peña, cada crimen revela una dolorosa verdad: somos rehenes de un poder que promueve, tolera o ignora la corrupción.

La justicia, lejos de actuar como un baluarte imparcial, se ve influenciada por las mareas de la opinión pública y los intereses de aquellos en el poder. Decisiones desconcertantes de funcionarios, como las que rodean el caso de Loan, revelan una red de intereses que trascienden el dinero y se entrelazan con el ejercicio desmedido del poder. ¿Por qué, durante doscientos años, los gobernantes no han estado del lado del pueblo sino al servicio de sus propios privilegios?

La desaparición de Loan no es solo un crimen individual; es un símbolo de cómo las estructuras de poder y la corrupción organizada perpetúan nuestras desventuras. Desde el delito más grande hasta la corrupción cotidiana, cada capítulo oscuro de nuestra historia contemporánea refleja una realidad donde los culpables rara vez enfrentan justicia mientras el miedo y la impunidad se propagan.

En 2001, clamamos por un cambio radical. En 2015, esperábamos justicia por un fiscal caído en circunstancias aún sin resolver. Y ahora, Loan, un niño que se convierte en moneda de cambio en un juego siniestro de intereses.
Recordemos a José Luis Cabezas, el fotógrafo asesinado por capturar la verdad incómoda. Pusimos nuestras cámaras en el suelo como protesta, pero la justicia no prevaleció y el miedo ganó terreno.
Las desapariciones como la de Jorge Julio López, desvanecido ante la vista de todos, son heridas abiertas de un sistema que no puede resolver sus propios crímenes.

La política es como una competencia en la que casi todos llegan manchados o salpicados por los mismos intereses que perpetúan la desigualdad y la injusticia. Cuántas oportunidades hemos tenido para cambiarlo todo y cuántas veces hemos optado por la resignación, acumulando un ADN de impunidad que se convierte en el anticuerpo contra nuestros intentos de cambio.

El caso de Loan debería ser un punto de inflexión, un llamado a la acción contra la corrupción que infecta nuestras instituciones y nuestras vidas. Es hora que exijamos no solo respuestas, sino un cambio radical en la forma en que se ejerce el poder y se administra la justicia en nuestra nación. Debemos pasar de la indignación efímera a la acción sostenida, de la protesta pasiva a la exigencia activa de rendición de cuentas.

Pasan cosas terribles a la vista de todos y estas situaciones nos ponen al borde del abismo, pero antes de arrojar la botella incendiaria, nos calmamos y volvemos a casa a esperar la próxima conmoción.


El futuro de nuestra sociedad no puede seguir s
ecuestrado por los intereses corruptos y la impunidad rampante. Es hora de tomar las riendas de nuestro destino y exigir un cambio real, no solo en la retórica, sino en los actos concretos que transformen nuestra realidad.

Somos un pueblo que tiene más heridas que cicatrices y no está bien. Una herida abierta por mucho tiempo se infecta y si no haces algo, tarde o temprano te llevara a la tumba.



 






 


También te puede interesar

 

Seguinos | Recomendanos | Publicita con nosotros
Si crees que nuestro medio contribuye a la difusión constructiva, al crecimiento social en base a una comunicación honesta y a la concordia más que a la discordia... te invitamos a que nos compartas en tus redes sociales favoritas.
compartir esta nota en tus redes: Twitter | Facebook

© Prohibida su reproducción sin la autorización de los autoresintelectuales. Los artículos publicados en la columna de opinión son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de los editores de este portal. DECLARADO: de interés Municipal - dec. 462/99 - de interés Legislativo - Resolución 1728/19 - (c) Hecho el deposito que establece la ley Nº 11723 - RNPI Nº 915167 / 2011

Turismo
Historia local
Cultura
Plano
El Municipio
H. C. D.
Salud
Publicidad
Turnos

| Condiciones Generales de Uso | Preguntas frecuentes (FAQ) |
Ver. 3.0- 2019