"Una mirada distinta de la realidad,
ni mejor ni peor, solo distinta"

El Sitio de Escobar - Prov. de Bs. As. - Argentina


En el año de su 20º Aniversario
Desde el 12 de Abril de 1998 en la red



Escobar, 16 de setiembre de 2108

12ª sesión ordinaria del HCD / NdeR

Por falta de atención

Los concejales del oficialismo confundieron su voto

 

Un simple expediente que ya había sido profusamente tratado en comisión y que contaba con dos despachos desencadenó una serie de situaciones que pasaron desde lo risueño hasta lo preocupante si nos ponemos a pensar el ámbito en donde se desarrollaron.


compartir:
por @jorgecarusso para @escobarsite

 

En la 12ª sesión ordinaria del HCD de Escobar, realizada el pasado miércoles 12, se trató, entre otras cosas, la imposición del nombre Jorge Lemos al anexo del Polideportivo de Garín.
El proyecto de ordenanza Nº 16279/18 fue tratado en comisión -el miércoles anterior-donde todos los bloques, menos el oficialista (HACE), proponen que quede ahí.

Ya el la sesión, la concejal Carina Chmit argumenta que no esta bien colocar el nombre de personas vivas mas allá de ser merecedoras de ello y que se había estado hablando de ponerle "Islas Malvinas". Por otra parte, el joven y poco experimentado edil Juan Manuel Esquivel sostuvo que se hizo una votación con 800 participantes de donde salió el nombre propuesto y defendió la iniciativa con la poco feliz argumentación de: "la próxima vez seremos mas amplios".

Sorprendentemente, ya en la sesión, algunos actores intervinientes desequilibran la situación y agregan humo a la niebla.

El edil Javier Pérez (UNA - ex FR) adelanta que su voto es por la permanencia en comisión, pero posteriormente el presidente de su propio bloque dice que quiere que se apruebe el proyecto.

A continuación el joven Esquivel va por la aprobación. Recordemos que aprobarlo significa no aprobarlo.
Cuando el cuerpo deliberativo aprueba el despacho de mayoría esta dando el OK a que pase a comisión.

La presidente pide que se ponga en consideración el expediente 16279/18 y todos levantan la mano y ahí es donde se equivocan.
Todo cambiemos levanta la mano incluyendo Chmit -ahora en bloque unitario-, Javier Pérez, el concejal del oficialismo Nicolás Serruya que arrastra por imitación a Toledo, Ibarra y por último Apes.

La presidenta, con buen atino hace una pausa, nadie baja las manos y queda "aprobado por mayoría" y el expediente vuelve a comisión.

Serruya primero dice que no levantó la mano, luego reconoce que se equivocó. Toledo confiesa haber seguido a su compañero de bloque que esta en la banca de adelante. Apes dice que no levantó la mano, pero si lo hizo e Ibarra no dice nada pero seguro siguió a Pérez y no a Fuentes.
Con este panorama el bloque oficialista pide una reconsideración del voto. En otras palabras…volver a votar.
La presidenta, pone en consideración de los ediles la propuesta, que necesita dos tercios de los votos y como era de esperar… se pierde. No hay reconsideración.

El concejal Serruya (HACE) pide que se vote de nuevo, lo que seria la reconsideración de la reconsideración a lo que la presidenta ya con la paciencia al limite les dijo " señores la reconsideración fue denegada". Es entonces cuando piden un cuarto intermedio que fue aceptado, donde se escucharon diálogos desopilantes. "Yo señor… no señor… si señor". Glup!.

Luego de ordenadas las fichas la presidenta siguió con la sesión, recompuso el deteriorado equilibrio y condujo el barco a aguas tranquilas.

A corta distancia se puede apreciar con total claridad como viven cada uno de los componentes del deliberativo este tipo de situaciones o incluso otras no tan traumáticas.
Los podría clasificar en cuatro grupos: dos bien definidos que están en puja y que defiendes sus ideas, convicciones o intereses. Conocen el Yin y Yang de lo que discuten y son tan hábiles para defender como para entorpecer. El tercer grupo trata, a veces con éxito, otras no, de seguir a la manada y en ese afán se pierden en los cerros de Ubeda.

Y por ultimo esta el resto. Un grupo -no tan reducido- de inspectores del medio ambiente que ante el sordo ruido del recinto, pasean sus ojos desconcertados por el cielorraso, inspeccionan los tubos fluorescentes y navegan por las ralladuras de las bancas, a la espera que "termine" lo que sea que esta pasando.

 

 



::Breves
(...)
Ver mas...


::Recomendado







© Prohibida su reproducción sin la autorización de los autores intelectuales.

Los artículos publicados en la columna de opinión son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de los editores de este portal